Transyt OMM

EspañolEnglish
Inicio Noticias Un año de Amabilización en el centro de Pamplona: la mitad de coches, ausencia de atascos, más bus y 'tendencia al repunte de la economía'

Un año de Amabilización en el centro de Pamplona: la mitad de coches, ausencia de atascos, más bus y 'tendencia al repunte de la economía'

noticia_20180912_pamplona

El Consistorio no detecta retenciones en otras zonas de la ciudad; baja hasta un 90% el tráfico en zonas del I Ensanche, un 50% en el Casco Viejo, crece un 4,5% el uso de villavesas y contribuye al repunte de altas en IAE.

El Plan de Amabilización del Centro de la ciudad de Pamplona está cumpliendo los objetivos en el primer año de funcionamiento con la reducción del tránsito de vehículos entre el 70 y el 90% en algunas calles del I Ensanche, y el 50% en el Caso Antiguo. Además, el uso del transporte público ha crecido de media un 4,5%, la ocupación de los aparcamientos públicos del centro superaba en mayo a la total del año pasado, y según la Oficina Estratégica del Ayuntamiento habría contribuido también a equilibrar la balanza de altas y bajas en el Impuesto de Actividades Económicas tanto en el Casco Antiguo (en 2016 y 2017 el balance era de –6 y hasta abril de 2018 era de +60) y en el I Ensanche (-50 en 2016, +52 en 2017 y +91 hasta abril de 2018).

Así lo han indicado el pasado 5 de septiembre en rueda de prensa la concejala delegada de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Itziar Gómez, y el concejal delegado de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, quienes han estado acompañados en la presentación de los datos por el inspector de Policía Municipal, Jesús Estanga. Todos han destacado que el objetivo central de este Plan era mejorar la calidad del espacio urbano “como base para transformar Pamplona en una ciudad más dinámica, segura, sostenible, viva, verde, racional, funcional y respetuosa donde el protagonismo se centre en la ciudadanía”, objetivo que, consideran, se está cumpliendo.

Entre las finalidades marcadas en este Plan de Amabilización del centro, puesto en marcha formalmente el 4 de septiembre de 2017, se encontraba la de disminuir el volumen de tráfico que transitaba por el centro de la ciudad sin originar retenciones de tráfico en otros puntos de la ciudad. Eso, según los datos aportados por Seguridad Ciudadana, se ha alcanzado con un 90% de vehículos menos en las calles José Alonso y Navas de Tolosa, de un 87% en Padre Moret y de un 75% en Yanguas y Miranda. La importancia de estos datos toma su verdadera dimensión si se tiene en cuenta que el paso de vehículos en Padre Moret y José Alonso alcanzaba una intensidad diaria de 10.000 o 14.000 coches, cifras superiores por ejemplo al tránsito de vehículos por la A-10 (autovía de La Barranca).

Crece el uso del transporte público

Otro de los objetivos del plan era aumentar el uso del transporte público en detrimento del vehículo privado, propósito para el cual se acercaron paradas de autobús al centro (líneas L4, L9 y L12 a Navas de Tolosa, lo que representa un 35% del total de usuarios de la red), se optó por permitir que las villavesas sean los únicos vehículos que puedan circular en doble sentido por vías como Navas de Tolosa, usar carriles exclusivos son paradas en el propio carril o tener prioridad semafórica (Plaza de la Paz; Yanguas y Miranda con calle Estella, además de en la avenida de Bayona con Monasterio de Urdax).

El proyecto para la II fase, en octubre

El proyecto para la II fase del Plan de Amabilización está previsto que esté listo en octubre de este año. Navas de Tolosa y Taconera concentrarán el 85% de los trabajos, mientras Bosquecillo, Chinchilla y Padre Moret acogerían intervenciones ‘tácticas’. En Navas de Tolosa y Taconera, entre la iglesia de San Lorenzo y el Parlamento de Navarra, se realizará una reurbanización.

Lea la noticia completa aquí

 

Acceso miembros



Boletín de Noticias Mensual